junio / 2011
BMW 320/6 E21 1982
JUAN CAMILO SALAZAR

Please Note: You may have disabled JavaScript and/or CSS. Although this news content will be accessible, certain functionality is unavailable.

Confieso que mi gusto por los carros comenzó desde que tengo uso de razón, aunque por los clásicos es mas reciente y hoy en día no me cabe en la cabeza como en mi época de universidad lo que menos me importaba de un carro era su estado de originalidad, qué ironía!!!!

Todo comenzó en el año 2.009 cuando compré para pico y placa una moto Biwis nueva, la cual tuve por menos de un año y que al venderla y unos pesitos mas reuní para la compra del E21. El carro lo encontré por internet y casualmente lo estaban vendiendo cerca a mi oficina, así que cuando llamé para averiguarlo por primera vez fui a verlo a las 6:30 PM, por lo que no pude apreciarlo muy bien, pero de entrada el color y combinación de tapicería me encantaron. Al día siguiente obviamente volví a verlo y detallarlo con más calma. La pintura, asiento del conductor y llantas estaban en bastante regular estado, pero lo que me gusto del carro era que estaba bastante original. No le habían instalado vidrios eléctricos, ni bloqueo central ni alarmas ni nada de esas cosas por estilo.

El carro finalmente terminé comprándolo como veinte días después de verlo por primera vez, pero eso sí, aclaro que todas las mañanas me desviaba un par de cuadras de camino a mi oficina para comprobar que no lo hubieran vendido, pues lo parqueaban en una casa en Pontevedra, donde simplemente pasando por el frente de la casa podía apreciarlo a través de unas rejas. Parecía encarcelado y yo era el encargado de darle la libertad.

Finalmente el carro lo recogí un jueves en la noche y lo llevé inmediatamente a mi casa. Por desgracia el viernes tenía pico y placa así que se quedó en casa todo el día. Al siguiente día, es decir, el sábado salí a dar una vuelta para ensayarlo y me fui hasta Cajicá, pero a más de 60 K/H era inmanejable y peligroso pues nunca había manejado un carro que navegara tanto, así que me devolví pronto para la casa. El domingo pasó parqueado porque así no lo quería mover y el lunes a primera hora lo dejé en el taller para que revisaran exclusivamente la suspensión, pero que va, la suspensión fue lo de menos. Me fui de reparada de motor y una vez bajaron el motor, me fui de pintura y una vez pintado me fui de otras tantas cosas...

Mientras el tiempo que el carro duró en el taller, que en principio yo esperaba que fueran dos días, se convirtieron en cuatro meses, lo único que hacía en las noches mientras ya todos dormían en casa, era mirar fotos en internet de BMW clásicos y fue así como llegué a la página del Club, donde pasé varias noches leyendo diversos temas y viendo fotos de carros y de paseos de los cuales añoraba participar en algún momento. Aún con el carro en el taller me atreví a registrarme y escribir para manifestar mi interés de formar parte del Club. De entrada me agradó la grata bienvenida que recibí por parte de los foristas del Club al montar las primeras fotos del carro.

He tenido la oportunidad de conocer personas maravillosas dentro del Club y hoy en día reitero el gran acierto de afiliarme al Club BMW 2002 Colombia, porque si bien es cierto que los carritos tienen una gran importancia dentro del mismo, no se deja de lado la parte humana, la familia, los niños y más aún el tema de la responsabilidad social por parte de la niñas FRAU.

Por último, quiero agradecerle a mi esposa Marcela quien me ha acolitado desde el principio este Hobby, incluso con más de un regalito para el carro, acompañándome a los paseos y compartiendo con migo esta gran pasión.

Juan Camilo Salazar

ARCHIVO

Conozca el archivo de nuestra sección "Carro del Mes". Haga clic aquí para ver las publicaciones anteriores